lunes, 27 de febrero de 2017

¿Y AHORA QUÉ?

¿Y AHORA QUÉ?

Eso es lo que nos preguntamos todos. Se intenta buscar una esperanza, una ilusión, pero no se encuentra ni en la directiva, ni en el entrenador, ni en los jugadores.

En verano de 2014, el Real Zaragoza cambiaba de propietarios, tras ocho años de continua decadencia. Llegaba un grupo de empresarios que se comprometía a invertir el dinero necesario para que el club no tuviera problemas, pero esto solo trajo una parálisis total en el club, que no movía ficha en ningún sentido. Después de vivir las situaciones mas rocambolescas durante el verano, la
buena noticia llegó el 24 de julio cuando se anunciaba que un grupo de empresarios aragoneses depositaba en la LFP los siete millones de euros necesarios para que el club no sufriera un descenso administrativo. A partir de aquí, la gestión económica ha sido impecable, sin embargo, en lo deportivo las cosas no han ido tan bien.

IMAGEN DIARIO MARCA
Se comenzó la temporada con Martín González como director deportivo y con Víctor Muñóz como entrenador. El primer palo no tardó en llegar, ya que Víctor era destituido el 22 de noviembre, dejando el equipo octavo, a un solo punto de la promoción. Su sustituto fue Ranko Popovic, que estuvo a punto de ascender, y que en verano, se le volvió a dar la responsabilidad de dirigir al equipo. El 20 de diciembre de 2015 llegaba el segundo palo, pero por partida doble. Popovic era destituido dejando al equipo en sexta posición y en la rampa de salida le acompañaba Martín González. Se intentaba dar un cambio de rumbo y para ello se traía a Narciso Juliá para la dirección deportiva y a Lluis Carreras para hacerse cargo del equipo, algo que no consiguió, y que terminó de la manera mas lamentable posible en aquel partido en Llagostera. Este verano se comenzaba un nuevo proyecto, con Luis Milla en el banquillo, algo que tampoco funcionó, a pesar del buen arranque, fue destituido el 23 de octubre dejando al equipo en la 15ª posición. Llegaba Raúl Agné, que en una situación muy parecida a la de Milla, comenzó bien, pero se ha entrado en una dinámica muy negativa y peligrosa, ya que el equipo se encuentra a tan solo cuatro puntos del abismo a 2ºB. El último cambio se ha producido hoy al hacerse oficial la llegada de Lalo Arantegui como director deportivo. Llega en una situación muy complicada, con un equipo en caída, un entrenador cuestionado y unos jugadores que no responden a las expectativas.

IMAGEN DIARIO MARCA
Se puede ver que algo básico como la estabilidad, para que las cosas funcionen, no se ha conseguido. En tres temporadas han pasado tres directores deportivos y cuatro entrenadores. En cuanto a jugadores, tampoco se ha logrado. Contando las cuatro temporadas consecutivas en segunda, se han vestido la camiseta blanquilla casi cien jugadores diferentes.

Después de 27 jornadas el Real Zaragoza tan solo ha ganado 8 partidos, es el segundo club mas goleado de la categoría, está a cuatro puntos del descenso y a diez de la promoción de ascenso, el entrenador no encuentra el sistema de juego idóneo, ni acierta con los cambios para modificar el rumbo de los partidos y los jugadores no responden a las expectativas creadas.

Con todo esto es difícil ser optimista pero hay que pensar que quedan 15 partidos, por lo tanto, 45 puntos en juego, y que salvar esta temporada se tiene que cimentar en los partidos de casa. De lo contrario nos podemos encontrar con una difícil recta final de temporada, en la que visitarán la Romareda Cádiz, Rayo y Tenerife, y viajaremos a Reus, Oviedo y Girona.

Por encima de todo, ¡VAMOS ZARAGOZA!


No hay comentarios:

Publicar un comentario